Aunque el viaje a Roma sea en Navidad o Nochevieja-Año Nuevo, cuando la Ciudad Eterna se viste de gala para las fiestas, no puedes dejar de hacer las visitas clásicas por la ciudad, de las que puedes informarte en otros apartados de nuestra página DESTINO ROMA , en función de los días que pienses estar. Además de las fiestas religiosas por ser el centro del mundo católico, merece la pena pasear por sus calles adornadas con la iluminación navideña, admirar sus monumentos, algunos con iluminación navideña adicional, visitar los mercados navideños, probar sus dulces, castañas asadas y vino caliente, disfrutar de los belenes y árboles de Navidad, así como de conciertos y fuegos artificiales.
Ya desde noviembre se colocan las luces de navidad en las principales calles, se decoran los escaparates, aparecen en sus comercios los panettones, y aunque la Navidad en Roma comienza oficialmente el día de Nochebuena y dura hasta el 6 de enero, Giorno della Befana, las fiestas comienzan el 8 de diciembre, cuando se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción (la Immacolata Concezione). Ese día se realiza un acto de homenaje a la Inmaculada Concepción ante la columna coronada con su imagen situada en la Piazza Mignanelli, junto a la Piazza di Spagna, ante la embajada de España ante la Santa Sede. Los primeros en hacer acto de presencia son los bomberos de Roma, que acuden entre las 7:30 y las 7:45, y mediante su larga escalinata colocan una guirnalda de flores blancas y amarillas en el brazo de la imagen, a la que saludan militarmente. A continuación, y durante todo el día, numerosos romanos y visitantes continúan depositando flores ante el monumento. Hacia las cuatro de la tarde, suele acudir el Papa que coloca ante la imagen de la Virgen un cesto de rosas blancas, siguiendo una tradición comenzada por el Papa Pio XII en 1953, quien con motivo del Año Mariano envió unas flores a la imagen de la Virgen, continuada por Juan XIII, el primer pontífice en visitar el monumento en la festividad del 8 de diciembre, y por los sucesivos papas.

LA MISA DEL GALLO Y LA BENDICIÓN URBI ET ORBI DEL PAP

Para los católicos ir a Roma en Navidad es la ocasión para ver al Papa Francisco y asistir a una de sus celebraciones. En la página web del Vaticano se puede encontrar el calendario completo de las celebraciones litúrgicas de las Navidades. Las más tradicionales son:

· La misa de Nochebuena, a las 21.30h, en la basílica de San Pedro, la asistencia es gratuita aunque hay que reservar las invitaciones con antelación en la página oficial del Vaticano, se deben solicitar invitaciones gratuitas con al menos dos meses de antelación, para ello se recomienda informarse en la página de la Prefectura de la Casa Pontificia, en la web oficial de la Santa Sede. 

· El mensaje de Navidad y la bendición urbi et orbi del día de Navidad, a las 12 h, en la que el Papa bendice a los presentes en la ciudad de Roma de la que es obispo (urbi) y al resto del mundo (orbi), desde el balcón central de la basílica de San Pedro, la asistencia es gratuita, pero dado que es numerosa, es conveniente madrugar si se quiere coger sitio en la plaza de San Pedro. Una experiencia especial, independientemente de las creencias de cada uno, en la que se puede observar gentes de múltiples nacionalidades. · La celebración eucarística de la solemnidad de Santa María, Madre de Dios, a las 10h, el día 1 de enero, en la basílica de San Pedro.

Si no es posible conseguir invitación para la misa de Nochebuena en el Vaticano, se puede asistir a una tradicional misa del gallo en otras iglesias. Una especial es la que se celebra a medianoche en el Panteón de Agripa, es en italiano, a la luz de las velas, con un pequeño coro. Dado que la iglesia se llena bastante rápido, es conveniente estar allí antes de las 23h, para coger sitio. Conviene ir bien abrigado ya que dentro hace bastante frío y más en el exterior si no se consigue entrar.

Conocer a la Befana

Durante los meses de diciembre y comienzo de enero en Roma, es frecuente encontrar una viejecita con su escoba, con la que surca los cielos, en algunos puntos de la ciudad, como en la Piazza Navona entre otros, es la bruja Befana personaje tradicional de la Navidad italiana, que cada noche del 5 de enero recorre las casas de los niños italianos que han sido buenos para dejarles un regalo, es el equivalente a los Reyes Magos en Italia. El 6 de enero, en Italia es el Giorno della Befana.

CORRER LA “SAN SILVESTRE” DE ROMA

Cada 31 de diciembre, festividad de San Silvestre, en Roma, al igual que en otras ciudades del mundo, se celebra una carrera popular de 10 km de recorrido, aquí denominada We Run Rome, su trazado es impresionante, comienza en Monti y pasa por todo el casco histórico de la ciudad (Trevi, Colonna, Campo Marzio, Sant’ Eustachio) y por barrios como el Trastevere.

Previamente el día 23 de diciembre tiene lugar una carrera con fines solidarios, sale del parque Villa Doria Pamphilj y todos los participantes tienen que llevar, además del dorsal un gorro de Papá Noel.

PATINAR SOBRE HIELO

Otra actividad que se puede hacer en Roma, especialmente si se viaja con niños, es patinar sobre hielo. La ciudad cuenta con varias pistas de hielo que se montan en varios puntos de la capital, como la de la Piazza Re di Roma, la del mercadillo navideño de Piazzale Ankara o la del Auditorium Parco della Musica, instalada en el exterior de este auditorio, tal vez una de las más grandes, aunque situadas un poco lejos del centro, por lo que yo recomendaría la situada en la Piazza Adriana, junto al Castel Sant’ Angelo, lo que permite divertirse patinando junto al río Tiber y del famoso castillo, y tal vez aprovechar para visitarlo.

Ir arriba
Ir al contenido