Aunque el viaje a Roma sea en Navidad o Nochevieja-Año Nuevo, cuando la Ciudad Eterna se viste de gala para las fiestas, no puedes dejar de hacer las visitas clásicas por la ciudad, de las que puedes informarte en otros apartados de nuestra página DESTINO ROMA, en función de los días que pienses estar.

Además de las fiestas religiosas por ser el centro del mundo católico, merece la pena pasear por sus calles adornadas con la iluminación navideña, admirar sus monumentos, visitar los mercados navideños, probar sus dulces, castañas asadas y vino caliente, disfrutar de los belenes y árboles de Navidad, así como de conciertos y fuegos artificiales.

Ya desde noviembre se colocan las luces de navidad en las principales calles, se decoran los escaparates, aparecen en sus comercios los panettones, y aunque la Navidad en Roma comienza oficialmente el día de Nochebuena y dura hasta el 6 de enero, Giorno della Befana, las fiestas comienzan el 8 de diciembre, cuando se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción (la Immacolata Concezione).

Ese día se realiza un acto de homenaje a la Inmaculada Concepción ante la columna coronada con su imagen situada en la Piazza Mignanelli, junto a la Piazza di Spagna, ante la embajada de España ante la Santa Sede. Se inauguró en diciembre de 1857, dentro de los actos conmemorativos de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción, establecido en 1854 por el papa Pío IX, que eligió esta ubicación frente a la embajada de España, por ser el país que más se había distinguido en la defensa del dogma.

Los primeros en hacer acto de presencia son los bomberos de Roma, que acuden entre las 7:30 y las 7:45, y mediante su larga escalinata colocan una guirnalda de flores blancas y amarillas en el brazo de la imagen, a la que saludan militarmente. A continuación, y durante todo el día, numerosos romanos y visitantes continúan depositando flores ante el monumento.

Hacia las cuatro de la tarde, suele acudir el Papa que coloca ante la imagen de la Virgen un cesto de rosas blancas, siguiendo una tradición comenzada por el Papa Pio XII en 1953, quien con motivo del Año Mariano envió unas flores a la imagen de la Virgen, continuada por Juan XIII, el primer pontífice en visitar el monumento en la festividad del 8 de diciembre, y por los sucesivos papas.

A partir del 8 de diciembre, en el período de la novena de la Inmaculada Concepción y en el contexto de la Navidad, es posible encontrarse por las calles de Roma con los zampognari (gaiteros), antiguamente eran pastores de la zona centro y meridional de Italia (Abruzzo, Lazio, Campania y otras) que venían a Roma tocando la zampogna (especie de gaita) y la ciaramella (caramillo) cantando melodías dedicadas a la Virgen y canciones tradicionales, recordando a los pastores que fueron hasta Belén. Son figuras tradicionales del belén napolitano.

 

TOP 12 DE PLANES EN ROMA

1. VER LAS LUCES Y DECORACIONES DE NAVIDAD

Aunque pasear por Roma y disfrutar de sus calles y monumentos son una maravilla en cualquier época del año, en Navidad adoptan un carácter especial. Por ello una de las mejores cosas que hacer en Roma en Navidad es pasear por la ciudad y descubrir las calles con la iluminación navideña y admirar sus monumentos, algunos con iluminación navideña adicional. El encendido oficial es el día 8 de diciembre de 2022 y el 8 de enero de 2023. Todo el casco central de Roma se adorna con luces de Navidad, que unido a sus monumentos iluminados hacen de la ciudad un espectáculo inolvidable. Merece la pena pasear por sus calles y plazas, patear la ciudad, pero no es mala opción reservar un tour o recorrer Roma en autobús turístico. Entre las plazas que resaltaría están la piazza Navona que con su belén, el carrusel, el mercado navideño y sus espectaculares fuentes, le confieren un aire especial, la piazza Venezia, la piazza del Popolo, la piazza di Spagna o la piazza San Pietro entre otras. Entre las calles más bonitas decoradas, la Via del Corso, la Via dei Condotti, y otras calles próximas a la Piazza Spagna, como la via della Croce, via del Babbuino, via Frattina, Via Margutta y Borgognona. Via Cola di Rienzo o via Ottaviano en el barrio de Prati.

2. VER BELENES Y ÁRBOLES DE NAVIDAD

Una buena opción es realizar un tour navideño para ver algunos belenes (presepi en italiano) que se encuentran expuestos en iglesias y plazas de la ciudad y, de paso, admirar la arquitectura de las iglesias y las obras de arte que contienen, así como algunas de las localizaciones más bonitas de Roma. Merece la pena visitar el gran belén del Vaticano que todos los años se instala en la Plaza de San Pedro del Vaticano, o los que se montan en la Piazza Navona, la Piazza Spagna y la Piazza del Popolo. También la muestra 100 presepi (100 pesebres del Vaticano) que se realiza bajo la columnata de Plaza San Pedro son belenes originarios de diferentes; regiones de Italia y de varios países del mundo, hechos de todo tipo de materiales. El acceso es gratuito y este año la muestra se puede visitar desde el 4 de diciembre 2022 al 8 de enero 2023, en un horario de 10:00 a 20:00 horas, aunque los días 24 y 31 cierran antes. Además de los belenes en las plazas, hay muchos en diferentes iglesias de Roma:
    • En la basilica di Santa Maria Maggiore, aparte de ser una de las iglesias más espectaculares de Roma, que tiene la Gruta de la Natividad (una réplica de la original de Belén) y un lujoso relicario que guarda fragmentos de madera atribuidos a la Sagrada Cuna, se expone uno de los belenes más antiguos de la ciudad, que data del año 1288.
    • En la basilica di Santa Maria in Via hay dos belenes. Uno permanente, es un belén napolitano, realizado con figuras del siglo XVIII. El otro, un belén romano, que solo está montado en periodo navideño, y su ambientación, con diferentes localizaciones romanas, va cambiando cada año.
    • Otro de los belenes más espectaculares de Roma, está en la basilica diSanti Cosma e Damiano (en Via dei Fori Imperiali), es un belén napolitano, realizado con figuras del siglo XVIII, restauradas en el siglo XX, llama la atención el tamaño, la cantidad de figuras y la ambientación.
    • Al lado del Campidoglio, en la basilica di Santa María en Aracoeli, está otro de los belenes más famosos de la capital italiana, sus imágenes son de tamaño natural del siglo XIX, con una espectacular Gloria en tres dimensiones, también del siglo XIX. En el periodo navideño, se añade al belén la imagen del bambinello capitolino. Se trata de la figura de un Niño Jesús también a tamaño natural, esculpida a finales del siglo XV, según la tradición con madera del huerto de Getsemaní, es muy venerada por los romanos a la que se le atribuyen poderes milagrosos. Se trata de una copia ya que el original fue robado en 1994 y no se recuperó. La visita es gratuita y se puede visitar todo el año, en horario de apertura de la iglesia, de 7 h a 19 h, aunque el Niño Jesús solo está del 24 de diciembre al 3 de febrero.
    • En la chiesa di Santi Quirico e Giulitta, cerca de la Via dei Fori Imperiali, hay un museo dedicado a los belenes, que incluye muestras de diferentes épocas y países, realizados con diversos materiales, desde marfil a mazapán, hojas de maíz o cáscara de huevo. Entre las piezas más antiguas, hay un belén siciliano del siglo XVII hecho con conchas, un Niño Jesús de marfil también del siglo XVII y figuras de la escuela de Bolonia del siglo XVIII.
    • El presepe dei netturbini o belén de los barrenderos, iniciado en 1972 y realizado por operarios de la empresa AMA, la empresa de limpieza de Roma. Ha sido visitado por los últimos papas desde Pablo VI. Está en la sede de la AMA de Via dei Cavalleggeri, 5, cerca del Vaticano. La entrada es gratuita. Está abierto todo el año. Durante el periodo navideño (del 15 de diciembre de 2021 al 30 de enero de 2022) el horario es de 8h a 20h.
En los belenes italianos, como ocurre en muchas casas en España, el niño Jesús no se coloca hasta su nacimiento, la medianoche de Nochebuena; mientras que los Reyes Magos se suelen ir acercando para llegar al portal el día de Reyes. En cuanto a los árboles de Navidad, los más famosos se pueden ver en la Piazza San Pietro, en la Piazza Venezia (tal vez el más espectacular), en la Piazza del Popolo y junto al Coliseo, aunque hay otros muchos como el de la Piazza del Risorgimento, en el barrio de Prati. El de la plaza San Pedro lo inaugura el Papa. Merece la pena hacer un itinerario guiado por las plazas de Roma para visitar la ciudad con sus belenes, árboles de Navidad e iluminación navideña.

3. PASEAR POR LOS MERCADOS NAVIDEÑOS

Aunque, tal vez, los mercados navideños de Roma, no sean tan famosos como los de otras ciudades de centro y norte de Europa, si se hace un viaje a Roma en diciembre o fiestas de Navidad, merece la pena visitar algunos mercados y tiendas de objetos navideños de esta ciudad. Tal vez el más famoso de los mercadillos de Navidad que se celebraban en Roma fuera el de la Plaza Navona (mercatino della Befana a piazza Navona), desde el día 1 de diciembre al 6 de enero. En el que junto al belén y los puestos de productos navideños, uno de sus atractivos era el tiovivo (giostra;en italiano) y la presencia de la Befana. Por desgracia en los últimos años dejó de celebrarse debido a que había perdido la calidad de los productos que se vendían, aunque parece que para este año 2022, el Ayuntamiento de Roma ha decidido devolverle la calidad y el encanto que tenía, a juzgar por el bando de su página oficial. En una esquina de la plaza, en la via Agonale, está Al sogno una de las tiendas de juguetes más clásicas de Roma. Aprovechando que está relativamente cerca, visitaría el Campo de’ Fiori que, aunque no tenga un mercado navideño, merece la pena visitar una de las plazas con más encanto y ambiente de Roma, donde cada mañana se monta un mercado de abastos. En la Plaza de España se instala todos los años otro famoso mercado navideño, il Mercatino di Natale in Piazza di Spagna. Abre todos los días de 10.00-19.00 horas, desde mediados de diciembre al 6 de enero. Además, se pueden encontrar otros mercados navideños más pequeños en la piazza Mazzini y la piazza del Risorgimento, en el barrio de Prati, en el Trastevere o en la piazza Re di Roma. Hay otros mercados de Navidad, aunque la mayoría no están en el centro de la ciudad. En Piazza Ankara se monta un mercado navideño, cuyos beneficios se destinan a causas benéficas. Otro mercado con productos navideños y gastronómicos es el Christmas Land (Vintage Market) situado en el Ex Deposito Bus STA – Atac de Piazza Ragusa ocupa una extensión de 6000 metros cuadrados, se puede visitar durante los tres primeros fines de semana de diciembre. En el Auditorium Parco della Musica además de un tradicional mercado de Navidad hay una pista de patinaje sobre hielo y la casa de Papá Noel. Aparte de los mercados típicos, vale la pena visitar algunas tiendas especializadas en artículos y adornos navideños:
  • Sempre Natale, en Via della Scrofa, 93 (muy cerca de la plaza Navona). Es un local pequeño repleto de artículos navideños. Está abierto todo el año.
  • Christmas The Original, en Via del Corso, 167/A. Tiene todo tipo de artículos navideños, incluidos objetos personalizados para el árbol, probablemente una de las mejores tiendas de Navidad en Roma.
  • Vertecchi Roma – Centro storico, en Via della Croce, 70 a/b, cerca de la vía del Corso. Se trata de una papelería que durante las fiestas se transforma en un lugar mágico, con numerosos artículos navideños.

4. SALIR DE COMPRAS POR EL CENTRO DE ROMA

Hacer compras por Roma en esta época del año, rodeado del ambiente navideño, le añade un encanto especial. Una de las zonas más exclusivas, es la zona de laPiazza di Spagnadonde hay numerosas tiendas de lujo donde conseguir artículos especiales, situadas en las calles via Condotti, via Frattina y via Borgognona.> Una zona más económica es la via del Corso, desde la Plaza Venecia hasta la Plaza del Popolo, o la zona de Prati/San Pietro, en las calles via Cola di Renzo, via Ottaviano,via Candia y viale Giulio Cesare, con tiendas más asequibles. Para los amantes de las galerías de artes y tiendas de antigüedades, tienen que visitar la via del Pellegrino, via Giulia, via del Babuino y via Margutta. Si se busca un ambiente más alternativo, visitar el barrio del Pigneto, más alejado del centro y de las zonas turísticas, donde encontrar tiendas, empresas de diseñadores, galerías de arte, o trattorias y restaurantes para comer pasta o cualquier plato de la gastronomía italiana.

5. CONOCER A LA BEFANA

Durante los meses de diciembre y comienzo de enero en Roma, es frecuente encontrar una viejecita con su escoba, con la que surca los cielos, en algunos puntos de la ciudad, como en la Piazza Navona entre otros, es la bruja Befana personaje tradicional de la Navidad italiana, que cada noche del 5 de enero recorre las casas de los niños italianos que han sido buenos para dejarles un regalo, es el equivalente a los Reyes Magos en Italia. El 6 de enero, en Italia es el Giorno della Befana.

6. DEGUSTAR CASTAÑAS ASADAS, PANETONE O VINO CALIENTE

Al igual que sucede en nuestras ciudades, cuando llega noviembre aparecen los puestos callejeros de venta de castañas asadas en varios puntos de la ciudad, probar un delicioso panettone o tomar un vino caliente que pueden ayudarnos a combatir el frío de esas fechas y son un alimento extra que nos ayudará a que saquemos fuerzas para visitar todo lo que nos ofrece la ciudad.

7. MENúS Y DULCES NAVIDEÑOS

Es recomendable reservar mesa en algún restaurante u hotel, para las cenas y comidas de los día festivos. En Nochebuena, tradicionalmente se cena antes de la misa de gallo, se la conoce como la Fiesta de los siete peces y en ella, se consumen pescados y mariscos, siguiendo una costumbre medieval de ayuno de carnes rojas y lácteos. El día de Navidad, la comida romana por excelencia es el abbacchio, un plato de cordero asado con ajo, romero y jamón, servido con patatas y verdura y normalmente acompañado de un primer plato de ñoquis a la romana. El postre tradicional romano es el pangiallo, un dulce que se remonta a la antigua Roma, es un pan dulce relleno de nueces, dátiles, chocolate, y miel. Otros dulces típicos de diferentes regiones de Italia pero que se comen en todo el país, son: el em>panettone, pan dulce relleno de frutos secos, pasas, o chocolate; pandoro, un pan dulce en forma de estrella espolvoreado con azúcar glas; panforte, un pastel de frutas aromatizado con clavo y otras especias; panpepato, parecido al panforte pero con un sabor más fuerte a jengibre; además de los clásicos torroni. Se pueden encontrar buenas pastelerías donde degustar algunos de estos dulces, algunas del centro son: Angelo Colapicchioni (via Tacito, 76-78), Dolce Maniera (Via Barletta 27) y Il forno Marco Roscioli (via dei Chiavari 34).

8. ASISTIR A UN CONCIERTO DE NAVIDAD

Escuchar música clásica en Navidad es una tradición de muchas familias, se puede escucharla en directo en algunas iglesias de la ciudad, como en la Chiesa di Santa Maria ai Monti en la Chiesa di Sant’Ignazio o en la Chiesa di Sant’Antonio dei Portoghesi. También varios museos se han unido para llevar a cabo esta iniciativa cultural. Entre ellos podemos destacar los Museos Capitolinos, la Galería de Arte Moderno, el Museo de Roma o el Ara Pacis. También se puede disfrutar de conciertos de música navideña en la catedral de Roma (Basilica de San Giovanni in Laterano); en la Chiesa Di San Paolo Entro Le Mura; o en el Auditorium Conciliazione (via della Conciliazione, 4). En la Piazza Navona y otros puntos de la ciudad suele haber conciertos de coros que podrás encontrar de forma improvisada. Para los conciertos de fin de año, ver el apartado Fin de Año en Roma. En el día de Año Nuevo destaca el concierto que tiene lugar en el Palacio Doria Pamphili pero la entrada no resulta económica. Como alternativa se puede acudir al Concierto de Año Nuevo que tiene lugar de manera pública y gratuita en la Piazza Navona. Conviene consultar la programación de los diferentes conciertos navideños.

9. LA MISA DEL GALLO y LA BENDICIÓN URBI ET ORBI DEL PAPA

Para los católicos ir a Roma en Navidad es la ocasión para ver al Papa Francisco y asistir a una de sus celebraciones. En la página web del Vaticano se puede encontrar el calendario completo de las celebraciones litúrgicas de las Navidades. Las más tradicionales son:
    • La misa de Nochebuena, a las 21.30h, en la Basílica de San Pedro, la asistencia es gratuita aunque hay que reservar las invitaciones con antelación en la página oficial del Vaticano, se deben solicitar invitaciones gratuitas con al menos dos meses de antelación, para ello se recomienda informarse en la página de la Prefectura de la Casa Pontificia, en la web oficial de la Santa Sede.
    • El mensaje de Navidad y la bendición urbi et orbi del día de Navidad, a las 12 h, en la que el Papa bendice a la ciudad de Roma de la que es obispo (urbi) y al resto del mundo (orbi), desde el balcón central de la basílica de San Pedro, la asistencia es gratuita, pero dado que es numerosa, es conveniente madrugar si se quiere coger sitio en la plaza de San Pedro. Una experiencia especial, independientemente de las creencias de cada uno, en la que se puede observar gentes de múltiples nacionalidades.
    • La celebración eucarística de la solemnidad de Santa María, Madre de Dios, a las 10h, el día 1 de enero, en la basílica de San Pedro.
Si no es posible conseguir invitación para la misa de Nochebuena en el Vaticano, se puede asistir a una tradicional misa del gallo en otras iglesias. Una especial es la que se celebra a medianoche en el Panteón de Agripa, es en italiano, a la luz de las velas, con un pequeño coro. Dado que la iglesia se llena bastante rápido, es conveniente estar allí antes de las 23h, para coger sitio. Conviene ir bien abrigado ya que dentro hace bastante frío y más en el exterior si no se consigue entrar.

10. FIN DE AÑO EN ROMA

Cenar lentejas en Nochevieja

La veglione di capodanno o Nochevieja (notte di San Silvestro) en Roma, se celebra con la cenone, es la cena de Nochevieja, llamada así porque en la cena se come muchísimo. El plato estrella de la Nochevieja son las lentejas con un embutido de cerdo especial (las lenticchie con zampone), que no se comen a las 12 de la noche sino que un plato de la cena, y se dice que traen fortuna para el año que entra. La tradición viene de la antigua Roma, cuando los soldados del imperio se anudaban una bolsa de llena de lentejas a su cinturón con la esperanza de que al llegar el año nuevo se convirtiesen en oro. Hay muchos restaurantes en Roma donde celebrar la Nochevieja, reservar una cenone y disfrutar de un plato de lentejas, para vivir unas navidades como un auténtico italiano.

Dónde dar la bienvenida al Año Nuevo

Aunque en Italia no existe la costumbre de tomar las uvas con las campanadas del cambio de año como ocurre en España, después de cenar, la gente se reúne para dar la bienvenida al nuevo año, escuchar música vivo y ver los fuegos artificiales. Los conciertos gratuitos más famosos son el del Circo Massimo y el de los Fori Imperiali, pero hay muchos más puntos de reunión para escuchar música en vivo, como la piazza del Popolo, la piazza Venezia, el Campo de’ fiori, la piazza San Giovanni o la piazza Santa Maria in Trastevere. Si se prefiere escuchar música clásica, hay el tradicional concierto de música clásica de la piazza del Quirinale, donde se encuentra la residencia del presidente de la República.

Dónde ver los fuegos artificiales de Nochevieja

Algunos de los mejores sitios para ver los fuegos artificiales en Nochevieja en Roma, son los que están en lo alto de sus colinas en los que se divisa parte de la ciudad, como la terrazza del Pincio (detrás de la piazza del Popolo); el Gianicolo (en piazzale Garibaldi o en el Fontanone); el Campidoglio; la piazza del Quirinale o en Trinità dei Monti, detrás de Piazza di Spagna. Otra posibilidad es verlos desde cerca de monumentos emblemáticos como el coliseo o en uno de los puentes de la ciudad, como el ponte Sant’Angelo, junto al castillo del mismo nombre.

11. CORRER LA “SAN SILVESTRE” DE ROMA

Cada 31 de diciembre, festividad de San Silvestre, en Roma, al igual que en otras ciudades del mundo, se celebra una carrera popular de 10 km de recorrido, aquí denominada We Run Rome, su trazado es impresionante, comienza en Monti y pasa por todo el casco histórico de la ciudad (Trevi, Colonna, Campo Marzio, Sant’ Eustachio) y por barrios como el Trastevere. Previamente el día 23 de diciembre tiene lugar una carrera con fines solidarios, sale del parque Villa Doria Pamphilj y todos los participantes tienen que llevar, además del dorsal un gorro de Papá Noel.

12. PATINAR SOBRE HIELO

Otra actividad que se puede hacer en Roma, especialmente si se viaja con niños, es patinar sobre hielo. La ciudad cuenta con varias pistas de hielo que se montan en varios puntos de la capital, como la de la Piazza Re di Roma, la del mercadillo navideño de Piazzale Ankara o la del Auditorium Parco della Musica, instalada en el exterior de este auditorio, tal vez una de las más grandes, aunque situadas un poco lejos del centro, por lo que yo recomendaría la situada en la Piazza Adriana, junto al Castel Sant’ Angelo, lo que permite divertirse patinando junto al río Tiber y del famoso castillo, y tal vez aprovechar para visitarlo.

ROMA EN NAVIDAD CON NIÑOS

Si se piensa visitar Roma en Navidad con niños, además de las diferentes visitas y actividades ya indicadas en los diversos apartados, se indican algunos planes especialmente pensados para hacer con los más pequeños.

La Casa de Papá Noel O IL FANTASTICO CASTELLO DI BABBO NATALE

Si se va a viajar a Roma con niños en Navidad,  recomiendo visitar la Casa de Papá Noel, se trata de una especie de parque temático dedicado en exclusiva a la Navidad, en el que se podrá ver a Papá Noel (Babbo Natale), entregar la carta a los elfos, subir a un trineo, entrar en la cueva de la bruja Befana, participar juegos o ver  espectáculos en directo. El parque cuenta con todos los servicios necesarios para niños (como cambiadores y baños adaptados), además de cafetería y varios puestos de comida.

Está instalado en el Castello Di Lunghezza (via Tenuta del Cavaliere, 230), a las afueras de Roma, se puede llegar en tren regional de Trenitalia  desde la estación Roma Tiburtina, en dirección a Avezzano y bajar en Lunghezza, son unos 15 minutos de trayecto y 2 minutos a pie desde la estación hasta el castillo. O bien tomar un taxi o Uber.

Se puede visitar del 12 de noviembre de 2022 al 6 de enero de 2023, los días 12, 13, 19, 20, 26 y 27 de noviembre, los días 3, 4, 8, 10, 11,17, 18, 25 y 26 de diciembre y 6 de enero.

El horario es de 09:00 a 19:00 horas (taquilla solo hasta las 17:00 horas). La cocina cierra a las 15:00 horas.

El precio de la entrada es 16 € por persona, de 12 a 64 años;  14 € para niños entre 2 y 11 años, mayores de 65 años y personas con discapacidad autosuficiente;  y  gratuito para menores de 2 años y personas con discapacidad no autosuficiente.

Se recomienda visitar su página web por si hubiera modificaciones.

Explora el Museo de los Niños de Roma

Es un museo pensado para niños de todas las edades, tanto bebés como niños mayores, hay espacios específicos para cada uno de ellos.  Es una visita muy recomendable en días de mal tiempo, pues pueden jugar a sus anchas en el museo durante un par de horas (se accede por turnos de una hora y tres cuartos).

El museo está abierto durante todo el año, y está localizado en via Flaminia, 82.

Para horario y billetes, consultar página web del museo.

Cinecittà World

Es un parque temático dedicado al cine, un espacio con miles de atracciones que para las Navidades se engalana con atracciones y espectáculos novedosos.

La magia de la Navidad se enciende el 6 de noviembre y dura hasta el 9 de enero. Durante esas fechas, se puede ver las calles del parque decoradas con luces y árboles bajo una impresionante nevada virtual. Además,  se puede patinar o jugar con las bolas de nieve gracias a su parque cubierto, o montarte en el I-fly, una montaña rusa que simula ir en el trineo del mismísimo Papá Noel.

Para horario y billetes, consultar página web.

ruinas romanas

Además de las visitas reseñadas,  pasear por la ciudad admirando iluminación, belenes y árboles de Navidad, escuchar villancicos, visitar los mercadillos o patinar sobre hielo (ver apartados correspondientes), no hay que olvidar que estamos en Roma, que los niños se sentirán fascinados con sus ruinas y que se les puede explicar cómo sería el coliseo, el foro imperial o el monte palatino en su forma original, y recordarles alguna película de Roma que hayan visto.

Consejos a tener en cuenta al  ir a Roma en diciembre:

  • El clima en Roma durante el periodo navideño es frío, en especial durante las noches y primeras horas de la mañana, con mínimas de 3 -5 grados, aunque durante las horas de sol sube la temperatura a  12 -15 grados. Es temporada de lluvias, por lo que es recomendable llevar ropa de abrigo, sin olvidar  un gorro, unas botas calientes e impermeables y unos guantes.
  • La Navidad en Roma es temporada alta, por lo que conviene reservar con antelación.
  • Para conocer la ciudad es útil contratar visitas guiadas o free tours.
  • Dada la gran afluencia de visitantes locales y extranjeros en esos días, las filas para acceder a museos y monumentos, en especial el Coliseo y los museos vaticanos se hacen interminables, por lo que es recomendable haber comprado con antelación la entrada prioritaria con derecho a saltarte las colas.
  • Los días 25 de diciembre y 1 de enero son festivos nacionales, por lo que prácticamente todos los museos y monumentos de Roma estarán cerrados.
  • Algunos monumentos, en especial los vaticanos, cierran también los días 24, 26 y 31 de diciembre, o tienen un horario reducido. Para no llevarse sorpresas, es conveniente consultar los horarios en las respectivas páginas web oficiales.
  • El día de Nochebuena, el transporte público reduce sus servicios al mínimo a partir de las 21:00 horas.

Cómo moverse en Roma en Navidad

El transporte público puede tener horarios reducidos, por lo que es fundamental reservar el hotel en un barrio céntrico que permita regresar al alojamiento fácilmente, bien sea a pie o con una breve carrera en taxi.

  • 24 de diciembre —el servicio de metro, autobuses, tranvías y trenes locales finaliza a las 21.00 h.
  • 25 diciembre —habrá transporte público solo de 8.30 a 13.00 h y de 16.30 a 21.00 h.
  • 26 diciembre —los servicios de transporte público vuelen a retomar su normal funcionamiento, pero con frecuencias reducidas por ser día festivo en Roma.

Hay que tener en cuenta también, cómo se va a llegar desde los aeropuertos de Roma al hotel.

Para información actualizada sobre el transporte, se recomienda consultar la página web oficial de transporte público en Roma.

Comer en Roma durante los días festivos de Navidad y Año Nuevo:

Para almorzar los días 24 y 31 de diciembre no hay problemas para encontrar restaurantes abiertos.

Para la noche del 24 y 31, el almuerzo y cena del día 25 y el almuerzo del día 1 de enero, la mayoría de los restaurantes de Roma ofrecen un menú de Navidad, siendo conveniente reservar y mirar los precios para evitar sobresaltos.

A pesar de que el día 26 de diciembre es festivo, los restaurantes vuelven a trabajar con su oferta normal de menús y platos a la carta.

Una buena opción para las cenas y comidas de los días festivos es comprobar que el hotel tenga comedor y reservar mesa. La mayoría de hoteles de cuatro y cinco estrellas en Roma tienen restaurantes abiertos al público en los que se puede reservar mesa,  incluso aunque uno no se aloje en ellos.

Ir arriba
Ir al contenido